top of page

¿Qué es el endurecimiento de metales al vacío?

El temple de metales en vacío es un proceso de tratamiento térmico que aumenta la dureza, la resistencia y la resistencia al desgaste calentando los metales en el vacío y enfriándolos después rápidamente. Este proceso difiere del endurecimiento normal, que calienta los metales en presencia de aire u otros gases. En esta entrada del blog, explicaremos las ventajas, aplicaciones y métodos del endurecimiento de metales al vacío.


Metal Vakum Sertleştirme Nedir?
Metal Vakum Sertleştirme Nedir?

Ventajas del endurecimiento de metales al vacío


El endurecimiento al vacío del metal tiene varias ventajas sobre el endurecimiento normal, por ejemplo


- Conserva la química superficial del metal, evitando la oxidación, la descarburación o la contaminación por aire o gases.

- Produce superficies metálicas brillantes y limpias que no requieren pulido o acabado posterior.

- Permite un control preciso y la homogeneidad de la temperatura y la atmósfera durante el calentamiento y el enfriamiento, garantizando una calidad y unas propiedades del metal constantes y repetibles.

- Reduce la distorsión y el agrietamiento del metal gracias a las menores tensiones térmicas y a las velocidades de enfriamiento más uniformes.

- Permite un procesamiento más rápido y eficaz de los metales, ya que elimina la necesidad de revestimientos protectores o pasos de limpieza antes o después del temple.


Aplicaciones del temple en vacío de metales


El endurecimiento de metales al vacío es adecuado para una amplia gama de metales y aleaciones, especialmente los altamente aleados, inoxidables o sensibles a la oxidación o la contaminación. Algunos ejemplos de metales que pueden templarse al vacío son:


- Aceros para muelles

- Aceros trabajados en frío

- Aceros templados y revenidos

- Aceros antifricción para rodamientos

- Aceros acabados en caliente

- Aceros para herramientas

- Aleaciones de hierro fundido


El endurecimiento de metales al vacío se utiliza en una gran variedad de industrias y aplicaciones que requieren piezas metálicas fuertes, duraderas y resistentes al desgaste, por ejemplo


- Industria de la ingeniería

- Industria aeroespacial

- Industria de fabricación de herramientas

- Industria del automóvil


Métodos de endurecimiento de metales al vacío


El temple de metales en vacío se lleva a cabo en hornos especiales que pueden crear un entorno de alto vacío (baja presión) utilizando una bomba de vacío para eliminar el aire de una cámara cerrada. Las piezas metálicas se colocan en el interior de la cámara y se calientan por convección o radiación hasta alcanzar una temperatura elevada (hasta 1.300°C) en función del tipo y la composición del metal. El tiempo de calentamiento también depende de la profundidad de endurecimiento deseada y del tamaño y la forma de las piezas metálicas.


Una vez alcanzada la temperatura deseada, las piezas metálicas se enfrían rápidamente mediante una corriente de gas inerte (normalmente nitrógeno) que fluye a través de la cámara. La velocidad de enfriamiento determina la dureza final y la microestructura del metal. El enfriamiento puede realizarse de las siguientes formas:


- Enfriamiento por gas: El gas fluye uniformemente alrededor de las piezas metálicas a alta presión (hasta 20 bares) y velocidad (hasta 100 m/s), creando un fuerte efecto de enfriamiento.

- Enfriamiento por aceite: El gas fluye a través de un intercambiador de calor que transfiere calor a un baño de aceite fuera de la cámara. A continuación, el baño de aceite enfría las piezas metálicas por conducción.

- Enfriamiento gas-aceite: El gas fluye a través de un intercambiador de calor que transfiere calor a una pulverización de aceite fuera de la cámara. A continuación, la pulverización de aceite enfría las piezas metálicas por convección.


En la mayoría de los casos, el temple metálico en vacío va seguido del revenido, un proceso de recalentamiento que reduce la fragilidad del metal y aumenta su tenacidad. El revenido también puede realizarse en un horno de vacío o en un horno convencional con atmósfera de gas inerte.


Conclusión


El temple de metales en vacío es un proceso de tratamiento térmico que aumenta la dureza, la resistencia y la resistencia al desgaste calentando los metales en vacío y enfriándolos después rápidamente. Este proceso tiene muchas ventajas sobre el endurecimiento normal, como preservar la química de la superficie, producir superficies brillantes y limpias, permitir un control preciso y la uniformidad de la temperatura y la atmósfera, reducir la distorsión y el agrietamiento, y permitir un mecanizado más rápido y eficaz. El temple de metales en vacío es adecuado para una gran variedad de metales y aleaciones altamente aleados, inoxidables o sensibles a la oxidación o la contaminación. El endurecimiento de metales al vacío se utiliza en diversas industrias y aplicaciones que requieren piezas metálicas fuertes, duraderas y resistentes al desgaste.


Referencias:


Kommentare


bottom of page